viernes, 10 de octubre de 2008

EL COIMERO MACRISTA

La existencia de un video, donde se solicitaba una coima a los empresarios de lo que era Coconor, provocó la renuncia del Subsecretario Operativo de la Secretaría de Hacienda del Gobierno de la Ciudad. Ese ex funcionario es hoy funcionario macrista en la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Se trata del mítico puntero radical Héctor TOM Costanzo.
A raíz de la alianza con la UCR, Ibarra nombra en su segundo mandato a Héctor Costanzo en la Subsecretaría Operativa de la Secretaría de Hacienda y Finanzas del Gobierno de la Ciudad. Nombra como asesores a Orlando Yans, a Luis Di Pace y al actual Diputado de la Ciudad Martín Ocampo. Esa Subsecretaría tenía bajo su mando a la Dirección de Concesiones y Habilitaciones que tenía a su cargo a todos los predios concesionados de la ciudad de Buenos Aires.


La historia es la siguiente: Había cuatro locales que estaban en Coconor, Rodizio, Pachá, Gardegal, y Pizza Banana. Estos cuatro lugares estaban en un local que tenía serios problemas en su habilitación, entonces Costanzo y sus asesores arman una estrategia de extorsión de éstos locales para pedirles coimas. Esto está filmado. En una primera reunión con la gente de Pizza Banana le piden u$s50.000 dólares para regularizarle la habilitación. En Pizza Banana, le dicen que no están dispuestos. La filmación muestra a este nuevo funcionario macrista pidiendo coima.
Constanzo, súbitamente, sufre un problema de corazón en ese momento y renuncia al Gobierno de la Ciudad por cuestiones de salud.
Por esta denuncia Costanzo fue procesado por la comisión del delito de exacciones ilegales.
Hoy, y con los roles invertidos, es el Diputado macrista Martín Ocampo quien le da trabajo a Costanzo. Nada másy nada menos lo nombra Director General de la Junta de Interpretación y Reglamento de la Legislatura.
Una muestra más de la honestidad PRO.
SAY NO MORE.

3 comentarios:

Christian dijo...

Lo de Ocampo es una devolución de gentilezas que habla de sus códigos y de la sociedad que tiene con Tom Costanzo. Los fines de la sociedad? Fines de lucro, qué otra cosa?

Anónimo dijo...

los chorros se camuflan y ahora son PRO

Anónimo dijo...

Este Tom Costanzo es el del bochorno del negociado de la escuela-shopping, Costanzo era miembro de la corruptela del entonces Concejo Deliberante que transformó un edificio escolar histórico en un reducto compartido con locales comerciales en pleno barrio de Once. si mal no recuerdo el libro del periodista Mario Verbitsky "Robo para la Corona detalla bien la situación". No tenemos memoria, por eso la historia se repite...